• Inversores Quanticuali

Administración de Riesgos

Para ser eficaz, la administración de riesgos no solo puede controlar los riesgos. Para utilizar la administración de riesgos de manera eficaz, se deben tomar decisiones sobre cómo asumir los riesgos. Tomar esas decisiones es a menudo un esfuerzo colectivo de muchos equipos. En la mayoría de las organizaciones, la primera línea de la administración de riesgos es una función dedicada dirigida por un gerente superior llamado director de riesgos. Además de ese grupo, los equipos centrados en el trading (como la mesa de trading) a menudo están muy involucrados en la gestión de riesgos de día a día. Luego, hay un conjunto más amplio de partes interesadas como el director ejecutivo (CEO), el director financiero (CFO) y los jefes de cada área que tienen la responsabilidad última de las decisiones que afectarán a la organización. Por lo general, las decisiones de administración de riesgos se colocan en niveles para que las decisiones más pequeñas se tomen en la mesa de negociación y las decisiones con implicaciones más graves sean tomadas por los directivos. Los diferentes tipos de decisiones que se pueden tomar para administrar el riesgo son generalmente limitadas. Las técnicas para administrar el riesgo se dividen en una de las cuatro categorías principales:



Evasión de riesgos


La evasión es la práctica de evitar actividades que podrían conllevar riesgos específicos. Por ejemplo, una empresa podría decidir no hacer negocios en una determinada área del mundo debido a preocupaciones sobre conflictos regionales o el riesgo de que el gobierno extranjero expropiara sus activos. Por lo general, en estas situaciones, una empresa está renunciando a oportunidades de ganancias potenciales para centrarse en otras actividades donde los riesgos se pueden controlar fácilmente.



Reducción de riesgos


La diversificación, el uso de garantías y las listas de verificación para evitar errores operativos son todas técnicas que las mesas de trading utilizan para reducir los riesgos. En muchos casos, la reducción de riesgos adopta la forma de optimización, lo que maximiza el rendimiento que se podría obtener para un determinado nivel de riesgo.



Transferencia de riesgos


Los riesgos a menudo se pueden transferir a otro participante del mercado o entre categorías de riesgo. Esto normalmente implica un costo o una compensación de algún tipo. Por ejemplo, el riesgo de crédito puede mitigarse mediante la protección de compra (denominada certificados bursátiles por incumplimiento de crédito ‘’CDO’s en inglés’’) de un tercero o al exigir que se registre una garantía adicional para operar. Si se elige una garantía adicional como la mitigación, el dinero podría ahorrarse, pero el socio también podría pedir una garantía. Esto podría conducir a un nuevo riesgo exacerbando los problemas de flujo de efectivo cuando los precios cambian.



Aceptación de riesgos


La aceptación del riesgo implica aceptar la posibilidad de pérdida. Por ejemplo, una empresa puede reservar reservas para cubrir el incumplimiento de pago de los que le adeudan a la empresa sus socios de trading. Alternativamente, una mesa de negociación podría limitar a un trader a tener no más de un millón de dólares de pérdida acumulada en una estrategia. Por lo general, en estas situaciones, una empresa está renunciando a oportunidades de utilidades potenciales para centrarse en otras actividades donde los riesgos se pueden controlar fácilmente.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo