• Inversores Quanticuali

Análisis Técnico

El análisis técnico puede definirse como una técnica que intenta pronosticar la dirección de la tendencia de precios futuros mediante el análisis de la acción del mercado. Fue establecido en el siglo XVIII. Sin embargo, la mayoría de sus métodos tal como los conocemos hoy se crearon en las primeras décadas del siglo XX. Los indicadores técnicos se basan en los planteamientos de ecuaciones matemáticas también denominados algoritmos.

El análisis técnico es una técnica de los mercados financieros que afirma tener la capacidad de pronosticar la dirección futura de los precios mediante el estudio de datos de mercado pasados. Esta técnica enfatiza que todos los factores que afectan el precio futuro ya se reflejan en los datos de mercado pasados. Solo el precio y el volumen se utilizan para analizar los datos de mercado anteriores.

El indicador técnico es un tipo de herramienta de análisis que indica o predice la dirección del mercado. Un indicador técnico realiza una transformación matemática de precios u otros resultados de indicadores en un conjunto de números aplicados a la misma escala de tiempo. Estos números son mucho más fáciles de entender en comparación con los precios y revelan la tendencia del mercado.

Existe un enorme repositorio de indicadores. Cada indicador expresa una determinada idea comercial. Los traders crean indicadores personalizados para implementar sus ideas comerciales.

La idea central del análisis técnico es que la historia tiende a repetirse. Es por eso que podemos encontrar ciertas situaciones en el mercado que ocurren regularmente. Estas situaciones se pueden descubrir mediante análisis de gráficos e indicadores técnicos, que podemos utilizar para nuestra ventaja en cualquier mercado, y eso es precisamente lo que el análisis técnico busca aprovechar.

Existen varios enfoques para el análisis técnico, como la teoría Dow Jones, la teoría Elliot Wave, el análisis Fibonacci, el análisis cíclico, entre otros. Sin embargo, los métodos más utilizados se pueden dividir en dos ramas principales: el análisis de gráficos y el enfoque estadístico.

Con el análisis gráfico, el analista intenta encontrar patrones que el precio traza en el gráfico y que ocurren repetidamente. Por ejemplo, la cabeza y los hombros o los pisos dobles se consideran patrones gráficos típicos. Tan pronto como el analista identifique dicho patrón, puede realizar una operación en función de la dirección que debería seguir el precio en función del tipo de patrón.

Otra rama del análisis técnico está constituida por las técnicas estadísticas, que comprenden principalmente el estudio y el uso de varios indicadores o algoritmos. Estos indicadores se calculan a partir de datos históricos del mercado y se utilizan principalmente para pronosticar la reversión de una tendencia o bien, cambios en la fuerza de la tendencia. Muchos de los indicadores producen señales precisas de compra y venta.

Hay varios tipos de indicadores, desde los muy simples, como promedios móviles, hasta los muy complicados, como el índice Swing, para el cual la fórmula matemática tiene varios trazos de líneas. Sin embargo, el principal inconveniente del uso de indicadores técnicos es que proporcionan demasiadas señales que a menudo se contradicen entre sí. Esto es así porque diferentes indicadores funcionan mejor en diferentes fases de la tendencia. En los siguientes capítulos, el principal objetivo será explicar algunos indicadores técnicos que hay disponibles.

Las premisas fundamentales del análisis técnico

1. Los precios se mueven en tendencias

La primera y también la premisa clave del análisis técnico es que los precios tienden a moverse en tendencias. Existen tres tipos de tendencias: la tendencia alcista (Bull Market), la tendencia a la baja (Bear Market) y tendencia errática (Kangaroo Market). En caso de un movimiento lateral, los precios oscilan en un rango estrecho durante algún tiempo, mientras que su dirección es difícil de determinar. Según el análisis técnico, una tendencia está vigente hasta que se revierte. Es por eso que la mayoría de los traders se enfocan en operar en el mercado en el momento de la reversión de la tendencia, ya que es en ese momento cuando ocurre mayor movimiento de precio, lo que significa un alto potencial para operaciones capitalizables.

Sin embargo, no solo hay una tendencia en un gráfico de cotizaciones. Por el contrario, hay varias tendencias en un gráfico. Por ejemplo, en un gráfico mensual podemos encontrar una tendencia a largo plazo, que en realidad consiste en muchas tendencias más pequeñas. En un gráfico diario podemos encontrar una tendencia diaria, en un gráfico horario una tendencia horaria y en un gráfico minuto, una tendencia minuto. La mayoría de los analistas técnicos recomiendan operar en la dirección de la tendencia vigente. Por lo general, comienzan determinando la dirección de la tendencia a largo plazo y luego se mueven a marcos de tiempo más bajos, mientras que la tendencia clave a observar debe ser la correspondiente al horizonte de tiempo durante el cual queremos tener la posición abierta.

2. El precio descuenta todo

El análisis técnico es un tipo de análisis de mercado que, en comparación con el análisis fundamental, no requiere un monitoreo constante de una gran cantidad de información de varias fuentes. Por el contrario, se basa en la creencia de que toda la información relevante ya está reflejada en el precio de mercado y que cualquier información nueva afectará el precio tan pronto como se publique. Es por eso que con el propósito de realizar análisis técnico, todo lo que se necesita observar es el precio de mercado y el volumen negociado. En el caso de los futuros, debe buscar otra cifra: el indicador de interés abierto ‘’Open Interest’’ (la cantidad de contratos actualmente pendientes en el mercado). Por lo tanto, es completamente suficiente para un trader puramente técnico tener solo una fuente de datos que consiste en el precio de mercado y el volumen negociado en tiempo real, que generalmente ya está incluido en la tarifa básica de un bróker. Podemos decir que si bien un analista fundamental intenta determinar o al menos estimar el valor intrínseco de una empresa o activo financiero, un analista técnico no se preocupa en absoluto por este valor. Su única preocupación es si el precio de sus acciones subirá o bajará en el futuro. A diferencia de un analista fundamental, no le importa por qué esto sucede. Por lo tanto, un analista técnico no tiene que suscribirse a servicios de información costosos como Reuters o Bloomberg, y por lo tanto puede ahorrar una considerable suma de dinero. Además, el análisis técnico se puede aplicar prácticamente a todos los mercados: acciones, bonos, futuros y divisas, etc. Por lo tanto, un analista técnico tiene una ventaja sustancial sobre sus pares fundamentalmente orientados, porque siempre puede elegir comerciar en el mercado en el que hay más acción, ya que no está comprometido en un mercado en particular.

3. La Historia se Repite

Debido a que todos los conceptos de análisis técnico se basan en el estudio de datos históricos, la validez de esta premisa es crucial. Varios estudios han demostrado que eventos particulares ocurren repetidamente en el mercado. Estos eventos se reflejan en el precio de mercado, que nuevamente es la fuente principal de información para indicadores particulares y análisis de gráficos. Muchos de ellos se basan en patrones de la psicología humana que no cambian.

Por ejemplo, una de esas situaciones es visible regularmente cuando se rompe la resistencia. Si el precio se rompe por encima del nivel de resistencia, los traders que han abierto posiciones largas se animan, pero al mismo tiempo lamentan no haber comprado más.

Los traders con posiciones cortas se dan cuenta de que están en el lado equivocado de la tendencia y esperan que el precio vuelva a caer al nivel de resistencia anterior, para que puedan salir de sus posiciones sin incurrir en pérdidas.

Los traders que aún no han comprometido dinero en el mercado también esperan que el precio baje al nivel de resistencia anterior, para poder iniciar posiciones largas y capitalizar el movimiento de la tendencia al alza, comprando a bajo precio.

Debido a que todos estos grupos tienen la intención de comprar cerca del nivel donde estaba la resistencia, este nivel se convierte en un soporte para el precio: los precios no caerán por debajo de este nivel debido a la alta demanda.

A pesar del hecho de que el análisis técnico ha sido utilizado durante décadas por casi todos los traders y operadores de bolsa (incluidos los bancos y fondos de inversión), muchas personas (en su mayoría académicos) aún lo rechazan y lo critican como subjetivo, aleatorio y, completamente redundante. Por ejemplo, de acuerdo con la teoría del mercado eficiente, no debería proporcionar ningún beneficio, incluso si la eficiencia del mercado fuera baja, porque toda la información disponible públicamente ya debería reflejarse en el precio del mercado. Muchos académicos todavía lo llaman "pseudociencia".

La verdad es que el análisis técnico es realmente subjetivo. Por un lado, es el caso porque mientras estudian gráficos y buscan patrones, todos pueden ver diferentemente. Además, hay una amplia gama de indicadores técnicos y cada analista usa solo algunos de los más populares e incluso puede ajustarlos o calibrarlos de manera diferente. Por lo tanto, es bastante común que dos analistas técnicos lleguen a conclusiones completamente diferentes para un mercado único. No obstante, también se producen situaciones similares al usar análisis fundamental o psicológico, por lo que el análisis técnico no es una excepción. Otro argumento frecuentemente mencionado en contra del análisis técnico es que es una profecía autocumplida. Se debe principalmente a los sistemas de seguimiento de tendencias utilizados por los traders, así como a los sistemas de negociación automatizados (los programas informáticos que generan órdenes, generalmente se basan en ecuaciones de análisis técnico). Se estima que los sistemas de comercio automatizado generan más del 80% de todas las órdenes en el comercio de la Bolsa Mercantil de Chicago CME. El problema es que la gran mayoría de estos sistemas se basa en explotar la tendencia vigente, por lo que compran cuando los precios suben y venden cuando los precios bajan. Luego entonces, cuando compran en una tendencia alcista, aumentan el precio aún más y viceversa en una tendencia bajista. Por lo tanto, dichos sistemas contribuyen a aumentar la volatilidad de los mercados y refuerzan la tendencia actual. Afortunadamente, estos sistemas, al igual que los analistas, usan diferentes indicadores y es por eso que no operan de manera idéntica. Además, muchos de estos sistemas están programados para detectar el momento cuando los precios suben o bajan demasiado rápido y lo explotan (por ejemplo, comprando después de una fuerte caída en el precio). Muchos operadores utilizan tácticas similares, por lo que esta crítica tampoco está completamente justificada.

Como el análisis técnico (y particularmente el análisis de gráficos) es altamente subjetivo, su éxito depende en gran medida de la experiencia de quien lo aplica. Cuanta más experiencia tenga un analista, mejor podrá determinar el tipo de patrón o un posible cambio de tendencia. Es por eso que muchos traders y operadores combinan el análisis técnico con el análisis fundamental. En ese caso, el análisis técnico es más adecuado para definir los puntos de entrada y salida de las posiciones, que especialmente en los mercados de futuros marcan la diferencia entre ganancia y pérdida.

Flexibilidad y Adaptabilidad del Análisis Técnico

Uno de los principales beneficios del análisis técnico es que se adapta prácticamente a todos los mercados y a todos los marcos de tiempo. EI análisis técnico es aplicable a acciones, índices, commodities, futuros o a cualquier instrumento bursátil cuyo precio sea influenciado por la oferta y la demanda. Una de las ventajas del analista técnico sobre el analista fundamental es que el primero puede seguir varios mercados, mientras que el analista fundamental normalmente tiene que especializarse en un mercado o un sector en concreto.

La ventaja del analista técnico es que puede moverse de un mercado a otro aprovechando las oportunidades que ofrece un mercado determinado en cierto momento; en cambio el analista fundamental que tiende a especializarse en un sector o en una industria, no tiene esa flexibilidad y tiene que mantenerse en su área de especialidad aunque en ese momento su mercado no ofrezca ninguna oportunidad y en consecuencia desaprovecha Ias oportunidades que existen en otros activos financieros.

Otra de las fortalezas del análisis técnico, es que puede aplicarse en gráficos de cualquier período de tiempo como intradía, diario, semanal y mensual.

Diferencias entre Análisis Técnico y Fundamental

La diferencia básica entre el análisis técnico y el análisis fundamental es que el analista técnico simplemente estudia los gráficos sin tomar en cuenta los datos económicos fundamentales (Datos económicos como el PIB, la balanza comercial, el Desempleo etc.) o las razones del porqué el mercado se está moviendo (como puede ser una fusión corporativa o el deslistado de una empresa).

Al analista técnico no le interesan los motivos por los que un mercado se está moviendo; sino cual es el mercado que se está moviendo.

Por el contrario, el analista fundamental basa su análisis en las fuerzas económicas de la oferta y la demanda y en las razones económicas fundamentales de porqué el mercado se está moviendo, sin importar en absoluto los gráficos.

Críticas al Análisis Técnico

Una de las principales críticas contra el análisis técnico está basada en que la mayoría de los analistas técnicos disponen de las mismas herramientas gráficas, estudian los mismos indicadores y por lo tanto actúan todos al mismo tiempo.

No se considera que esta crítica sea válida porque el análisis de los gráficos es muy subjetivo; el análisis técnico es parte ciencia y parte arte. La mayoría de los analistas tienden a negociar en distintas formas; unos negocian contrariamente, algunos siguen la tendencia, otros negocian los breakouts o esperan un pullback para entrar; unos son más agresivos y otros más conservadores. Es imposible que todos entren al mismo tiempo, pero si esto llegara a suceder, se corregiría automáticamente, ya que los traders modificarían la manera en que inician sus posiciones, ya sea adelantándose o esperando.

La segunda crítica que recibe el análisis técnico, cuestiona si realmente se pueden utilizar los precios del pasado para predecir los precios del futuro. Vale la pena aclarar que el análisis técnico no predice los precios del futuro, sino que describe cómo están actuando los participantes, lo que eventualmente se refleja en la dirección del precio. La respuesta a esta crítica es muy simple: todos los métodos de pronóstico, ya sean de análisis fundamental, económico, de tiempo, etc., están basados en información pasada.

0 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tecnologías Quanticuali  S.R.L. DE C.V.

www.quanticuali.com