• Inversores Quanticuali

Evolución del trading: de la palabra al comercio electrónico

Por definición, el término "trading" (del inglés) es el acto de comerciar; comprar, vender o intercambiar bienes con otras partes. Desde los inicios de la civilización humana, el "trading" ha sido el aparato mediante el cual la gente ha intercambiado activos valiosos en un intento por prosperar o sobrevivir. Al instrumento del trading se le atribuye el mérito de vincular diferentes civilizaciones y actuar como un conducto para la transmisión de la cultura y las ideas.

Las primeras formas de trading llegaron a través de pueblos prehistóricos que intercambiaban cualquier cosa de valor por comida, refugio y ropa. A medida que la idea del intercambio por sustento se fue arraigando en las culturas de todo el mundo, surgió un espacio físico conocido como el "mercado". Un "mercado" es un área designada para el intercambio de bienes o servicios, con un conjunto establecido de condiciones comerciales. Los primeros mercados eran de naturaleza local, proporcionando una salida viable para las personas interesadas en participar en actividades comerciales con personas de las comunidades circundantes o áreas geográficas.

A medida que avanzaba el tiempo y maduraba la sofisticación de las prácticas comerciales, prevalecía la necesidad de una vía de comercio que tratara específicamente con activos financieros. Los mercados pioneros, como el mercado de arroz de Dojima o la bolsa de valores de Amsterdam, proporcionaron la base conceptual para el comercio moderno en muchas disciplinas, incluido el comercio de contratos de futuros , acciones e instrumentos de deuda.

El sistema de comercio a la palabra

Quizás la encarnación más antigua del comercio se conoce como el sistema de comercio de "protesta abierta". Esto se define como un mecanismo que une a compradores y vendedores mediante el uso de ofertas verbales y precios de oferta. El comercio abierto a gritos surgió de la necesidad de que los participantes del mercado se vieran y se comunicaran verbalmente entre sí. La confirmación visual y verbal entre los participantes del mercado fue un aspecto clave del temprano sistema de protesta abierta porque la tecnología que permitía la comunicación indirecta aún no se había inventado. Los locales comerciales se ganaron los apodos de "pisos" o "plazas"; apodos que se mantuvieron hasta los últimos años de la era a la palabra abierta a principios del siglo XXI.

El proceso de realizar una operación durante los primeros días de protesta abierta fue sorprendentemente simple. Dependiendo de las reglas del mercado o intercambio específico, un individuo podría asumir un lugar en la plaza y contratar directamente a otros traders, o encargar los servicios de un corredor que negocia en nombre del individuo.

Dentro de la plaza, el proceso de descubrimiento de precios comenzó a través de la subasta verbal de un activo específico. A medida que interactuaban las fuerzas de la oferta y la demanda, se resolvió el debate sobre el valor de la seguridad en un momento dado. Los traders en la plaza realizaban negocios entre ellos, mientras que los compradores y vendedores del activo en cuestión transmitían los precios de oferta y demanda a sus agentes representativos.

Las asociaciones monopolísticas y los amplios requisitos de capital fueron barreras comunes de entrada en los primeros mercados abiertos. Se ordenó a los traders con recursos de capital más pequeños que confiaran sus fondos a un corredor o banquero para facilitar las actividades comerciales. La capacidad de comerciar libremente dentro de un mercado dado a menudo se ganaba por nacimiento o posición social, por lo que el comercio realizado en los primeros mercados abiertos a la palabra estaba restringido y no todos podían acceder fácilmente.

Sin embargo, con el tiempo, las transacciones que tenían lugar en las plazas de negociación se volvieron cada vez más titulizadas y el deseo de participar en operaciones especulativas aumentó. Para atender la creciente demanda de comercio abierto, los pequeños mercados regionales atravesaron períodos de gran inversión de capital y se convirtieron en grandes operaciones comerciales basadas en el intercambio.

Era Moderna

A medida que crecía la demanda de acceso al mercado, surgieron nuevos mercados y productos financieros. Los contratos a plazo y futuros permitieron prácticas de cobertura extensivas para los productores agrícolas. Varios bonos que garantizan deuda corporativa y gubernamental satisfacían el deseo de inversionistas y especuladores de hacer crecer su capital. Desde mediados del siglo XIX hasta principios del siglo XXI, los mercados de protesta abiertos comenzaron a operar a gran escala y se convirtieron en la columna vertebral de la industria financiera.

Durante la primera parte de este período, aparecieron algunos de las plazas comerciales más grandes del mundo. A continuación, se enumeran algunos de los más destacados que se especializaron en la negociación de activos financieros a la palabra:

Bolsa de Valores de París : Reconocida oficialmente en 1801, la "Bolsa de París" ofrecía el comercio indirecto de acciones convertibles e instrumentos de deuda exclusivamente a través de "les courretiers de change", también conocidos como corredores de bolsa.

Bolsa de Valores de Londres (LSE): las operaciones comerciales en la LSE se centraron en acciones e instrumentos de deuda, lo que convirtió rápidamente a la bolsa en un líder mundial a principios del siglo XIX.

Bolsa Mercantil de Chicago (CME): Formada en 1874, la CME sirvió originalmente como una bolsa de futuros de mantequilla y huevos. Los productos ofrecidos se expandieron a lo largo de la década de 1900, sobre todo en 1961, con contratos de futuros basados ​​en pancetas de cerdo congeladas.

Chicago Board of Trade (CBOT): Fundada en 1848, la CBOT sirvió originalmente como un intercambio de granos organizado. A lo largo de su historia, la junta se especializó en el comercio de productos agrícolas.

New York Mercantile Exchange (NYMEX): originalmente conocida como New York Butter, Cheese and Egg Exchange, el nombre se cambió a NYMEX en 1882. Los contratos de futuros basados ​​en productos agrícolas dieron paso a los productos industriales a mediados del siglo XX, liderados por la sector de comercio de energía.

Bolsa de Valores de Nueva York (NYSE): los orígenes de la NYSE se remontan a 1792, con la firma del Acuerdo Buttonwood por parte de destacadas figuras financieras de la ciudad de Nueva York. Aunque se originó con sólo cinco valores cotizados, la bolsa creció hasta tener un volumen negociado diario de 8.500 acciones en 1835.

Los mercados e intercambios enumerados anteriormente son algunos ejemplos de entidades que comenzaron como pequeñas empresas y se convirtieron en líderes financieros mundiales. A medida que evolucionaron las tecnologías de la comunicación, la capacidad de los intercambios de proporcionar acceso al mercado a un mayor número de participantes potenciales del mercado se convirtió en una realidad y una vía de beneficios exponenciales.

Avance de la tecnología de las comunicaciones

Aunque las operaciones comerciales se mantuvieron en gran parte contenidas en el sistema tradicional de protesta abierta, los avances tecnológicos durante los siglos XIX y XX fomentaron el crecimiento de la participación en el mercado. El telégrafo, la cinta de teletipo, el teléfono y la computadora digital programable sentaron las bases de los sistemas comerciales computarizados de hoy.

Desde su creación en 1832, el "telégrafo" de Samuel Morse supuso un gran avance en las comunicaciones. Poco después, la industria comercial lo puso en funcionamiento. Se redactaron y distribuyeron boletines financieros en áreas alejadas del mercado. En 1856, la compra y venta asistida por intermediarios de valores basados ​​en el intercambio era posible a través del telégrafo.

En 1867, la primera "cotización bursátil" se puso en marcha en la ciudad de Nueva York en la Bolsa de Nueva York. El símbolo bursátil fue invento de Edward Calahan, quien adaptó la tecnología del telégrafo para transmitir cotizaciones bursátiles actualizadas que se originan en la Bolsa de Nueva York a nivel nacional. En efecto, el servicio, conocido como "ticker tape", fue la primera instancia en la que los traders no ubicados en el intercambio recibían datos de mercado en tiempo real.

La invención del teléfono en 1876 mejoró el telégrafo al proporcionar un medio de comunicación bidireccional utilizando el diálogo real. El teléfono se arraigó rápidamente en la industria financiera local que rodea a la NYSE, y en 1920, casi 88.000 teléfonos estaban en servicio en el distrito de Wall Street. A medida que creció la conectividad telefónica de larga distancia, se convirtió en el estándar de la industria para interactuar de forma remota con el mercado.

La construcción de la primera computadora digital "ENIAC" en 1946 marcó el comienzo de la era de la computadora. En términos del mercado, la invención de la primera computadora digital programable fue un avance tecnológico que podría adaptarse fácilmente para realizar muchas tareas relacionadas con el mercado. A principios de la década de 1960, los servicios de datos de mercado basados ​​en computadora comenzaron a reemplazar a los servicios tradicionales de cotización mediante cinta de teletipo.

Los inventos del telégrafo, el ticker tape y el teléfono contribuyeron al crecimiento de los mercados y las bolsas de valores en Estados Unidos y Europa. Cuando se combinó con el poder computacional desarrollado por los avances en la tecnología de sistemas de información, se preparó el escenario para la rápida evolución de los sistemas comerciales computarizados y el comercio electrónico.

Orígenes del comercio electrónico

El desarrollo del primer sistema digital de entrega de cotizaciones de acciones a principios de la década de 1960 marcó el comienzo de la transición hacia mercados totalmente automatizados. Mediante el uso de cotizaciones de acciones digitales en tiempo real, los corredores podrían recibir datos específicos del mercado a pedido sin tener que esperar a que se entreguen en la cinta de cotización.

Uno de los primeros proveedores de esta tecnología fue Scantlin Electronics, con sede en la ciudad de Nueva York. Scantlin proporcionó cotizaciones en tiempo real a corredores y traders de todo el país a través de su sistema Quotron II. En efecto, Scantlin podría utilizar la capacidad del Quotron II para procesar datos de mercado en la central y distribuir la información digitalmente, en tiempo real a través de una conexión de teléfono-módem. Los corredores que se suscribieron al Quotron II pudieron solicitar la oferta actual y los precios de oferta directamente del mercado y proporcionar la información a sus clientes de una manera mucho más eficiente que mediante el ticker tape y el teléfono.

En 1969, sobre la base de la tecnología de cotización en tiempo real basada en el intercambio digital, una empresa llamada Instinet introdujo el primer sistema totalmente automatizado para el comercio de valores estadounidenses. La introducción del sistema de negociación Instinet brindó a los grandes inversores institucionales la posibilidad de negociar valores directamente entre sí, en una capacidad puramente electrónica de venta libre . Los competidores vieron el potencial del sistema de Instinet y siguieron su ejemplo proporcionando productos similares. En 1980, los intercambios tradicionales en físico en todo el mundo buscaban desarrollar procesos totalmente automatizados para realizar transacciones comerciales. La incursión de Instinet en los sistemas de comercio automatizado marcó el nacimiento del movimiento de comercio electrónico y una divergencia de la antigua práctica de el comercio a la palabra.

Creación del mercado digital

En 1971, el comercio extrabursátil (OTC) totalmente automatizado se convirtió en una realidad con la formación de la Asociación Nacional de Cotizaciones Automatizadas de Operadores de Valores (NASDAQ). De manera similar a los esfuerzos anteriores de Insinet, el NASDAQ utilizó sistemas de información de vanguardia y tecnología de conectividad para crear un campo comercial estrictamente digital.

La implementación de los sistemas comerciales innovados por NASDAQ resultó ser la apertura de la Caja de Pandora para la industria comercial. La NYSE siguió el ejemplo presentado por NASDAQ, y en 1976 creó el sistema Designated Order Turnaround (DOT), conectando electrónicamente a las firmas directamente al intercambio.

En 1984, la NYSE lanzó su sistema de comercio SuperDOT, que aceleró en gran medida tanto la colocación como la ejecución de órdenes. Bajo SuperDOT, una orden de mercado se transmitía desde una firma miembro directamente al piso de negociación de NYSE para su ejecución; Tras la ejecución de la orden en el piso, se devolvió a la empresa una confirmación del precio de ejecución de la orden. El sistema SuperDOT marcó un salto cualitativo en la ejecución del comercio de acciones en términos de velocidad y volumen. A partir de 1993, el sistema SuperDOT era capaz de procesar volúmenes de negociación de mil millones de acciones por día, con un tiempo de respuesta estándar desde el piso hasta la firma de 60 segundos o menos.

En términos inequívocos, el sistema presentado por NASDAQ se basó en eliminar los impedimentos al comercio, y demostró cuestionar las ineficiencias y la velocidad asociadas con el proceso de protesta abierta. Aunque el comercio a la palabra siguió siendo el modo de negociación preferido en muchos mercados de futuros y acciones hasta principios del siglo XXI, la velocidad y la eficiencia mostradas por los sistemas electrónicos eran innegables.

Los mercados globales se vuelven digitales

A fines de la década de 1980 y principios de la de 1990, el deseo de adoptar prácticas comerciales automatizadas gravitó de los inversores institucionales a los traders minoristas individuales. A medida que la computadora personal se hizo cada vez más poderosa y la tecnología de conectividad a Internet evolucionó, el impulso abrumador hacia mercados completamente automatizados pronto superó los vestigios del sistema de comercio abierto.

Para ilustrar la contracción de la demanda de operaciones en los años 90, no hay que mirar más allá de los volúmenes de operaciones que tienen lugar en las bolsas de futuros estadounidenses. En 1990, las bolsas de futuros estadounidenses representaron el 65% del comercio global agregado de contratos de futuros. En 1997, esta cifra se redujo drásticamente al 40%. Varios factores contribuyeron al declive de la industria durante este período, pero el movimiento hacia el comercio electrónico en los mercados de futuros de Alemania y el Reino Unido proporcionó una competencia formidable a los de Estados Unidos.

Como respuesta a la pérdida de participación en el mercado, las principales bolsas de valores mundiales, como CME, lanzaron aplicaciones comerciales basadas en la web que permitían a los clientes comerciar utilizando exclusivamente plataformas comerciales en línea. En el caso de CME, para el período 1992-2004, se negociaron electrónicamente mil millones de contratos de futuros en su plataforma CME Globex. En 2004, el comercio electrónico representó el 61% de todo el volumen de CME. Para el año 2015, el 99% de todos los contratos de futuros negociados en el CME se realizaron electrónicamente.

La implementación exitosa de la infraestructura comercial promovida por NASDAQ y NYSE SuperDOT hizo que los mercados de valores y derivados globales se detuvieran y evaluaran el futuro de la industria. Uno por uno, los intercambios y los mercados vieron el potencial que ofrece un mercado digital y buscaron capitalizarlo.

Durante la década de 1990 y principios de la de 2000, las siguientes bolsas de futuros y acciones mundiales importantes eliminaron el comercio abierto a gritos a favor de ofrecer comercio principalmente a través del mercado electrónico:

Bolsa de productos básicos de Tokio (TOCOM): 2003

CME : 2015

NYSE : 2014

Intercambio intercontinental (ICE): 2008

NASDAQ : 1971

Bolsa de Valores de Toronto : 1997

Conclusión

Desde el desarrollo de los sistemas de comercio electrónico, su implementación en el mercado ha sido un tema muy debatido. Los profesionales de la industria financiera están divididos en gran medida sobre el tema, pero es innegable que el comercio electrónico domina el panorama financiero y la protesta abierta ha sido relegada a ser una cosa del pasado.

Para los antiguos traders de boxes desplazados, las perspectivas de ganarse la vida en el mercado electrónico son sombrías. Las habilidades que se utilizan en la protesta abierta a menudo se comparan con las utilizadas en el póquer, mientras que el éxito en la "pantalla" se atribuye a la probabilidad. Se ha estimado que solo el 5% de los traders de boxes establecidos que han realizado la transición a la pantalla han tenido éxito.

Los defensores del comercio electrónico afirman que la tecnología ha aumentado la eficiencia general del mercado. Algunos de los argumentos más sólidos a favor del comercio electrónico son los siguientes:

Mayor liquidez

Comisiones y tarifas más bajas

Diferenciales de oferta / demanda más ajustados

Facilidad de acceso al mercado

Los que se oponen al comercio electrónico afirman que ocurre exactamente lo contrario, con la creación de un campo de juego injusto a través de la proliferación del mercado digital. Los argumentos populares presentados en el caso contra el comercio electrónico son:

La creación de una mayor volatilidad del mercado

Fragilidad del mercado asociada con fallas tecnológicas

Falta de transparencia

Facilidad de manipulación del mercado

No importa cuáles sean las opiniones de uno sobre el mercado digital o el sistema a la palabra, el comercio electrónico parece estar aquí para quedarse. En última instancia, el mercado es un entorno dinámico que está en constante evolución. Es probable que el entorno comercial del mañana sea irreconocible para los participantes del mercado de hoy.

1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Tecnologías Quanticuali  S.R.L. DE C.V.

www.quanticuali.com